CONFLICTOS ARMADOS – 2017

 ¿Qué entendemos por conflicto armado?

Se entiende por conflicto armado todo enfrentamiento protagonizado por grupos armados regulares o irregulares con objetivos percibidos como incompatibles en el que el uso continuado y organizado de la violencia:

a) provoca un mínimo de 100 víctimas mortales en un año y/o un grave impacto en el territorio (destrucción de infraestructuras o de la naturaleza) y la seguridad humana (ej. población herida o desplazada, violencia sexual, inseguridad alimentaria, impacto en la salud mental y en el tejido social o disrupción de los servicios básicos);

b) pretende la consecución de objetivos diferenciables de los de la delincuencia común y normalmente vinculados a:

– demandas de autodeterminación y autogobierno, o aspiraciones identitarias;

– oposición al sistema político, económico, social o ideológico de un Estado o a la política interna o internacional de un gobierno, lo que en ambos casos motiva la lucha para acceder o erosionar al poder;

– o control de los recursos o del territorio.

 

Conclusiones:

– La mayor parte de los conflictos armados en 2017 se registró en África (14) y Asia (nueve), seguidos de Oriente Medio (seis), Europa (tres) y América (uno).

– La mayor parte de los conflictos armados en 2017 (40%) fueron de alta intensidad, caracterizados por altos niveles de violencia y letalidad por encima de las mil víctimas mortales anuales.

– Respecto a 2016, Asia fue la región que presentó una mayor variación, con un incremento del 50% en los casos de alta intensidad en 2017, pasando de dos a cuatro contextos tras la dramática intensificación de la violencia en Filipinas (Mindanao) y Myanmar.

– La mayor parte de los conflictos armados tuvo entre sus principales motivaciones la búsqueda de un cambio de gobierno o de sistema.

– Los conflictos armados continuaron caracterizándose por un uso indiscriminado y/o deliberado de la violencia contra civiles y provocaron y/o agudizaron situaciones de crisis humanitaria.

– El informe de la ONU sobre menores y conflictos denunció la práctica de reclutamiento forzado, que entre 2015 y 2016 se duplicó en países como Somalia y Siria.

– A finales de 2016 un total de 65,6 millones de personas se habían visto obligadas a abandonar sus hogares a causa de situaciones de conflicto, persecución, violencia y/o violaciones de los derechos humanos.

– A lo largo de 2017 se produjeron graves episodios de desplazamiento forzado a causa de conflictos en RDC (Kasai), Filipinas (Mindanao), Myanmar, Iraq y Siria, entre otros

– Una comisión de investigación de la ONU dictaminó que en Burundi se cometen periódicamente ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzosas, casos de torturas y detenciones arbitrarias.

– Un total de seis contextos o 18% de los conflictos a nivel global fueron de carácter interno, es decir, disputas entre actores armados de un mismo Estado y que operan exclusivamente en y desde las fronteras del mismo.

– El resto de los conflictos armados –26 de 33 contextos, equivalentes a un 79%– fueron de carácter interno internacionalizado. Se trata de casos en los que alguna de las partes es foránea, los actores armados involucrados tienen bases o lanzan ataques desde el extranjero y/o cuando la disputa se extiende a países vecinos.

Conflictos armados, plataformas de concienciación