Problemáticas de los cultivos transgénicos

Las semillas transgénicas ya forman parte de nuestra dieta habitual. Son semillas tratadas genéticamente para que éstas sean lo más rentables posibles con un esfuerzo también menor.

Los cultivos transgénicos vienen a generar plantas que sin el recurso de la ingeniería genética habríamos tardado siglos en lograr o quizás no hubiéramos logrado.

A continuación, vamos a nombrar los grandes problemas que conllevan los cultivos transgénicos:

 

  • Se están liberando semillas con genes de especies que no se cruzarían en la naturaleza. Una semilla, transgénica o no, no sabe de fronteras. Contaminan cultivos convencionales o ecológicos, y hasta plantas silvestres emparentadas. La repercusión de estos nuevos organismos en la naturaleza es totalmente imprevisible.
    Además, al tratarse de seres vivos, y una vez liberado al medio ambiente, no se pueden “limpiar” posibles contaminaciones.

  • Daña a la fauna del suelo.
  • Las semillas transgénicas y las futuras generaciones que puedan derivarse de ellas se convierten en una propiedad privada, pero de la compañía que las patentó. Tenemos el ejemplo de la multinacional Monsanto, la cual domina casi todo el mercado de las semillas transgénicas (Sus cultivos representan más del 90 por ciento de todos los cultivos transgénicos del mundo). De esta manera acaba dominado también a todos los pequeños agricultores. Hace ya unos años creo las famosas semillas llamadas “terminator” las cuales cuando éstas se convierten en plantas, son estériles, es decir, no producen más semillas, para que de esta manera siempre estés obligado a volver a adquirir semillas a Monsanto.

 

  • Incremento del uso de herbicidas y fertilizantes, con sus impactos sobre suelo, agua, flora y fauna.

 

  • Contaminación de especies silvestres.

 

  • Deforestación para ganar terrenos para la agricultura industrial.

 

  • El 2016 se cultivaron en España 081 hectáreas con variedades vegetales transgénicas, en concreto, el maíz transgénico MON-810 creado por la multinacional Monsanto

 

  • El 95% de los transgénicos de Europa tienen su origen en campos de nuestro país.

 

  • La problemática de los monocultivos es que matan la diversidad genética y terminan por extinguir especies que han sido cultivadas naturalmente, lo cual deteriora el patrimonio cultural, la vida agrícola, la independencia de las cepas y semillas, y el futuro de la calidad alimentaria.

 

 

 

 

agricultura, cultivos transgénicos, monocultivos, Monsanto